Translate Sumer´s content to your own language.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Los recuerdos de mis pasos en este lugar, se extienden milenios atrás, a tiempos que se han escondido a la vista de los humanos. Pero ahí no es en dónde empieza mi historia. Otros mundos antes de éste, me ofrecieron sus experiencias particulares.

No soy como tú… Pero a la vez, somos fragmentos de lo mismo.

¿Qué es lo que crees que es este mundo? ¿Qué es lo que crees que haces aquí? ¿Por qué crees que la sociedad está diseñada de esta forma? Hay ciertas leyes que evitan que ustedes sepan éstas y muchas otras cosas, porque contarles, sería atentar contra su «derecho a no saber» y a vivir existencias sencillas, sólo preocupándose de cosas mundanas e invariablemente absurdas. Sin embargo… ¿qué pasa si tú eres quién pregunta, quién busca?

Cuando encuentras un fragmento de la verdad, algo en tu interior te dice que es cierto, y ese segmento de sabiduría, encajará a la perfección con los demás que vayas hallando. La verdad, jamás tendrá que forzarse para embonar con el resto. Conscientemente no podrás explicar la razón, pero tu intuición insistirá en repetir que eso ya lo sabías, aún sin recordar desde cuándo… Confía en ti.

Renuncia a tu “derecho”. Elige ser libre.



kishargal@outlook.com



Últimos temas
» Los FRBs podrían estar siendo emitidos por civilizaciones extraterrestres dice el Smithsonian
Mar Mar 14, 2017 12:58 pm por Kishargal

» Mensaje llegado del año 2057
Jue Ene 05, 2017 6:05 am por Mendhi

» El extraño caso de Gloria Ramírez
Mar Dic 06, 2016 10:04 am por Kishargal

» Avistamiento ovni durante la Super Luna
Mar Nov 22, 2016 8:28 am por Mendhi

» Sekhmet - Los habitantes del “Puente en el Tiempo”
Miér Jun 15, 2016 8:29 pm por Kishargal

» Dibujos rupestres con cola, en la Cueva Matías, Sierra de Cubitas
Miér Jun 15, 2016 7:39 pm por Kishargal

» El hoyo de Mel Waters
Miér Jun 15, 2016 10:28 am por Kishargal

» Dinamarca en Busca de Trolls
Jue Nov 13, 2014 3:27 am por Atena

» Plague Inc.
Jue Sep 25, 2014 1:21 am por Atena

» El Lagarfljotsormurinn
Vie Sep 19, 2014 6:51 am por Atena

» Replica del Arca de Noe
Vie Sep 19, 2014 6:35 am por Atena

» Extraña Criatura Marina Humanoide, es encontrada viva
Lun Mayo 12, 2014 6:58 am por Kishargal


Sumer

Sumer

I.C.I.P.


Sumer
Posición de la Luna y la Tierra, ahora
Actividad
Sumer ha tenido:

contadores

• Número total de visitantes.
• Número total de páginas vistas.

Caso de Persecución Extraterrestre

Ir abajo

Caso de Persecución Extraterrestre

Mensaje  Kishargal el Dom Feb 19, 2012 11:11 pm


Caso de Persecución Extraterrestre

Las noches del 21 y 22 de marzo de 1974 quedaron marcadas a fuego en la memoria del protagonista de estos hechos. En aquella época, Maximiliano Iglesias Sánchez era un joven de 21 años que se dedicaba al transporte de mercancías. La noche del 21 de marzo, cuando se dirigía a la localidad salmantina de Lagunilla, se encontró con una luz muy potente en la carretera que une los términos de Valdehijaderos y Horcajo. Maximiliano reaccionó rápido y emitió desde su camión Avia varias ráfagas de luces de advertencia, pero la luminosidad no disminuyó su potencia, de tal forma que ante el riesgo por el deslumbramiento decidió parar.

Fue entonces cuando la luz "bajó de tono" y sólo quedó una luminosidad tenue y difuminada. Maximiliano decidió de nuevo arrancar el camión y, a unos 150 metros, el vehículo se paró solo, sin que los esfuerzos por arrancarlo consiguieran ponerlo en marcha. En ese instante, divisó dos extraños objetos: el primero, un aparato de tres patas de medio metro, permanecía estático en la mitad de la calzada posado en el suelo; y el otro, estaba suspendido en el aire a 15 metros de altura, justo a la derecha del primero, sobre el campo.

El protagonista aseguró que los extraños objetos eran de metal -sin puertas, ni ventanillas, ni remaches- y calculó que medirían entre 10 y 15 metros. Todo era liso y sin aristas. Eran como un plato puesto encima de otro, grandes y redondeados. Se quedó perplejo, sin embargo, la mayor sorpresa estaba por llegar. Sin saber cómo, aparecieron delante de la primera nave dos figuras muy altas. Según el relato de Maximiliano, aquellos seres gesticulaban y movían los brazos, llegando incluso a señalar al camión, donde él, atónito, seguía observando. De pronto, desaparecieron del escenario sin saber por dónde y la nave que estaba en la carretera se elevó hasta colocarse a la altura de la otra. Fue entonces cuando Maximiliano consiguió arrancar el camión y proseguir su marcha.

Cuando llegó a casa, sin apetito, no logró conciliar el sueño dándole vueltas a la increíble experiencia. A la mañana siguiente se lo comentó a su jefe, pero éste restó importancia a los hechos y le comentó que seguramente lo habría soñado. Por la noche, en casa de su novia Anunciación en la localidad de Pineda, relató lo acaecido y aunque le aconsejaron que no volviera a pasar de noche por aquel lugar y que se quedara a dormir, pero hace caso omiso y emprende viaje hacia Lagunilla.


Pánico en la oscuridad

Esta vez, al llegar al mismo punto de la carretera se encontró tres naves, dos de ellas situadas en el campo y la otra ocupando la calzada obstaculizándole el paso. Se repitieron de nuevo los fenómenos: el motor del camión dejó de funcionar y las luces se apagaron. Maximiliano, que se encontraba a unos doscientos metros, permaneció en la cabina del camión esperando a que, como el día anterior, aquel objeto levantara el vuelo y le dejara continuar. De repente, y sin saber cómo, aparecieron "cuatro personas" delante del objeto que estaba en la carretera. "Eran muy altos, medirían más de dos metros de altura. De vestimenta -aseguró el camionero- llevaban algo parecido a un mono, muy ajustado al cuerpo y como de goma, como los trajes de caucho de los hombres-rana".

El lector se preguntara cómo pudo a esa distancia realizar una descripción tan exhaustiva de aquellos seres. Si sigue leyendo conocerá la respuesta.

Aquellos seres parecían mirar al lugar donde se encontraba Maximiliano y gesticulaban entre ellos como si estuvieran discutiendo. De pronto, comenzaron a caminar hacia el camión. Él no lo dudó ni un momento, abrió la puerta del camión y saltó a la carretera con el corazón más que acelerado. En la oscuridad de la noche, aquellos seres seguían avanzando hacia Maximiliano y éste comenzó a correr con todas sus fuerzas por el camino. Un pánico brutal y salvaje se había apoderado del testigo. De vez en cuando volvía la cabeza y allí seguían aquellos seres, que cada vez se acercaban más. Cuando llevaba unos dos kilómetros de alocado recorrido y cuando aquellos gigantes estaban apunto de alcanzarle, decidió abandonar la carretera y continuó a campo traviesa su frenética carrera en dirección a las luces del pueblo de Horcajo.

"Iba tropezando aquí y allá con la maleza cuando descubrí a mi derecha una especie de zanja o riachuelo. Me tiré de cabeza. Hundí la cara en el barro y me pegué cuanto pude a tierra, temblando de miedo. Fueron minutos eternos, esperando a que una mano me agarrase en cualquier momento. Al ver que esto no sucedía, levanté muy despacio la cabeza, procurando contener la respiración y mire a mi alrededor. Los cuatro seres se encontraban muy cerca, a unos 20 metros de donde me encontraba".

Se le heló la sangre cuando observó que comenzaban a separarse, como si quisieran abarcar un espacio mucho mayor. Uno de ellos se acercó peligrosamente, pero inmediatamente, regresaron y se alejaron hacia a la carretera. Maximiliano, paralizado por el miedo, siguió agazapado en aquel agujero por mucho tiempo, pese a que estaba aterido de frío pues había comenzado a llover. Tiempo después caminó por el campo en dirección a Horcajo y paró al lado de unas piedras para fumarse un cigarrillo y tratar de serenarse. Cuando consideró que había pasado un tiempo prudencial regresó a por el camión y, para su sorpresa, las naves continuaban en el mismo lugar.


Espionaje nocturno

Con el corazón en la garganta, Maxi llegó al camión y vio que la puerta que él había dejado abierta estaba ahora cerrada. El salmantino miró en la cabina y en la caja del camión y al ver que allí no había nadie se subió. En aquel instante y probablemente al oír el ruido al cerrar la puerta, los cuatro seres aparecieron súbitamente de nuevo delante de la nave. Trató de arrancar el camión pero no funcionaba y aquellos seres gesticulaban mientras le miraban. Como en la otra ocasión desaparecieron y, de repente, la nave que estaba en la carretera se elevó 20 metros para colocarse encima de las otras dos que estaban en el campo. En ese momento el camión arrancó y Maximiliano pasó como un rayo ante aquellos objetos.

Pasados unos 300 metros paró el camión y ocultándose entre la maleza se aproximó de nuevo al lugar de los hechos. Vio entonces que la nave había descendido de nuevo y los cuatro seres realizaban una serie de trabajos extraños. Estaban inclinados y arrodillados sobre la tierra de la cuneta. Hacían como excavaciones introduciendo una herramienta en forma de 'T', sujetándola por un palo y, a continuación, colocaban las dos puntas en la hendidura de la otra herramienta con forma de herradura.

El miedo se instaló de nuevo en el aguerrido joven, que decidió volver al camión para marcharse hacia Lagunilla. Al día siguiente, Maximiliano puso los hechos en conocimiento de la Guardia Civil y cuando intentó arrancar el camión no pudo. Lo remolcaron hasta un taller de Béjar, donde le aseguraron que la batería estaba totalmente descargada.

Lo narrado hasta aquí es un resumen de los hechos tal y como les dio a conocer a nivel mundial el famoso investigador Juan José Benítez.






avatar
Kishargal
Administradora
Administradora

Femenino Escorpión

Mensajes : 620
Experiencia : 4697
Localización : La Tierra, por ahora.
Ocupación : Protectora de la verdad.
Estado de ánimo : Único.
Intereses : Recopilar experiencias e información.

Ver perfil de usuario http://sumer.foroactivo.mx/contact

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.